fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Alba Covaleda

Alba está encantada con su carrera, Psicología, a pesar de que no lo tenía muy claro al principio. Estudia 2º curso en la @upna y ya sabe que se especializará en Psicología Clínica. Le atrae mucho trabajar en hospitales, especialmente con niñ@s. Está deseando empezar sus prácticas y también irse de Erasmus. Sólo hay una pega. Si se marcha al extranjero le resultará difícil compaginarlo con su gran pasión: el arbitraje. A Alba siempre le ha gustado muchísimo el fútbol. Empezó a jugar cuando tenía cinco años, fue pasando por diferentes categorías en La Rioja y acabó en la Selección. Jugar en un equipo de fútbol le ha permitido hacer grandes amistades y conocer muchos lugares. Hace seis años tuvo que tomar una decisión difícil: dejar su equipo para centrarse en su otra gran afición, el arbitraje.

Compaginar ambas cosas es muy complicado, porque para ser árbitra hay que entrenar a diario y estás sometida a una evaluación continua. Echa mucho de menos el ambiente del equipo de fútbol, ya que la carrera de árbitro es muy solitaria, pero sabe que el arbitraje tiene más proyección para una mujer. Porque, por desgracia, el fútbol femenino no está (ni de lejos) tan valorado como el masculino. En el arbitraje hay más posibilidades. Ella ya está ¡en tercera división como árbitra y en segunda como línea!

El arbitraje ya le ha dado algunas satisfacciones, como viajar a Noruega o próximamente a Islandia, y arbitrar en campos ilustres ¡como el Helmántico! Sólo tiene una contrapartida ¡el poco tiempo que le queda para otras cosas! Cuando no estudia ni entrena, le gusta pasear por el centro de la ciudad ¡le encanta la “vidilla” de Pamplona! También disfruta corriendo por los parques, sobre todo la Ciudadela, o quedando con sus amig@s. Su vida transcurre a un ritmo ¡vertiginoso! Pero sabe que quien algo quiere ¡algo le cuesta!