Andrea Ruiz

Nuestra alumna de la semana, Andrea, estudia Derecho en la UNAV. Es una persona muy responsable, centrada y con las ideas muy claras. Cuando la conoces, parece más mayor. Tiene un mundo interior muy rico, muchas inquietudes personales. Lo único que le falta a Andrea es ¡¡tiempo!! para poder hacer todo lo que le gustaría.

Reconoce que “lo suyo es vocacional”. Le apasiona su carrera y, en el tiempo libre, le gusta ampliar la materia de clase, especialmente leer artículos de Derecho internacional y comparado. La Política también le interesa muchísimo ¡intenta estar siempre informada! Reconoce que el conocimiento, en general, le encanta. Siempre ha dedicado mucho tiempo al estudio y de hecho ¡tiene la Beca de Excelencia de la UNAV! La contrapartida es que, como ella dice, ¡¡le queda poco tiempo para la vida social!!

Es una persona dinámica y alegre, con mucha luz, como su Alicante natal. Echa de menos ese sol maravilloso del Mediterráneo, aunque dice sentirse muy integrada en Pamplona, porque es una persona reservada y se identifica con el carácter norteño. Cuando acabe los estudios, no descarta quedarse en Pamplona preparando la oposición para ser abogada del Estado, que es su sueño. El mundo de la investigación universitaria también le atrae, aunque se decanta más por ejercer su profesión.

En el escaso tiempo que le deja el estudio, reconoce tener bastantes aficiones: le encanta pintar, escribir y tocar el piano. ¡Tiene una faceta creativa muy desarrollada! El problema es que ¡¡le gustan tantas cosas…!! Durante algunos años incluso quiso estudiar Medicina y ser Matrona (otro mundo que le atrae ¡¡¡y del que lee todo lo que puede!!!).

Se considera muy perfeccionista ¡y bastante maniática! Le gusta mucho el orden y la limpieza ¡¡a ella que no le toquen nada!! Ésa es una de las ventajas de independizarse, poder organizar todo a su gusto. ¡Ahora le costaría mucho volver a su hogar familiar! Eso sí, echa de menos a su hermano, de nueve años. Siente que se está perdiendo su infancia… pero entiende que es un precio que debe asumir por hacer realidad su sueño. Y no dudamos de que lo conseguirá: con esa motivación y esa capacidad de trabajo, Andrea no tiene techo!!!