fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Angela Casanova

Ángela, nuestra alumna de la semana, se considera una privilegiada por haber podido vivir en tantos países: nació en Nicaragua y después residió en Inglaterra, Marruecos, Mauritania, Mozambique, Francia, España y USA. Esto le ha permitido conocer muchas culturas, convertirse en una persona madura e independiente, y tener amig@s en muchos lugares del mundo: “Vaya a donde vaya, siempre me voy reencontrando con gente”.

Su padre (ingeniero) y su madre (médica) trabajan en la Organización de las Naciones Unidas. Le enorgullece el trabajo que hacen sus padres y le gustaría seguir sus pasos: “Me encantaría dar a mis hij@s la oportunidad que he tenido yo, toda esa riqueza de vivencias y de personas”. Tampoco descarta trabajar en una clínica, ¡en cualquier lugar del mundo! Para ella, la Medicina no tiene límites geográficos, ni se limita a los hospitales.

Eligió la Universidad de Navarra porque quería estudiar en una universidad española que le permitiera cursar parte de la carrera en inglés, porque es el idioma que domina y porque ¡no sabe dónde acabará trabajando!

En su segundo curso, ya tiene bastante claro que hará la especialidad en Epidemiología o en Cirugía cardiovascular. Su pasión por la Medicina le viene de familia ya que, además de su madre, fueron médicos su abuelo, cinco tíos y ¡ya es la cuarta prima que estudia Medicina! “He querido ser médica desde que tengo uso de razón. Cuando tenía 8 años, un niño se cayó en el colegio y fui a curarle. El profesor le dijo a mi madre. Esta chica va a ser médica”.

De momento la carrera le encanta, aunque le absorbe mucho tiempo: “Yo estaba acostumbrada a sacar muy buenas notas. Ahora estudio mucho más y los resultados no son tan buenos”. Además es la delegada de su curso, cosa que también le requiere tiempo, así que toda su vida transcurre entre la universidad y la residencia: “Vivir en la residencia me ha ayudado muchísimo, porque me ha permitido conocer a much@s estudiantes de Medicina. Sobre todo el primer año, agradecí mucho el apoyo de l@s veteran@s, que nos arroparon muchísimo y nos dieron muy buenos consejos”.

Cuando no está estudiando, le gusta practicar deportes. Fútbol, volleyball, baloncesto, tenis, taekondo, equitación… “Mi padre me decía que debía hacer deporte para no convertirme en una patosa…” También le gusta cocinar y probar comida exótica.

Se define como una persona “extremadamente organizada” y muy responsable para tener 19 años. Es equilibrada, sociable y muy autónoma. Le auguramos un futuro prometedor en el mundo de la Medicina. Eso sí, ¡no sabemos dónde! Ángela es una ciudadana del mundo!!!