Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Carlota Soriano

Nuestra alumna de la semana, Carlota, tardó en descubrir su verdadera vocación. Estaba haciendo el Bachiller científico, porque le iban bien las Matemáticas y sus padres creían que las Ciencias tenía más salidas profesionales. Fue a los dieciséis años cuando se dio cuenta de que le encantaban la Literatura y la Lengua. Se cambió al Bachiller de Letras y decidió estudiar el Doble Grado en Filología y Periodismo de la UNAV.

No nos sorprende (en absoluto) que tomara esta decisión, ya que Carlota es una amante de las lenguas. Habla inglés, catalán, italiano, ruso ¡y un poco de japonés! Se apuntó a clases de ruso porque le parecía interesantísimo conocer otros alfabetos. Un año antes de empezar la universidad, se lanzó también a estudiar japonés, porque es un idioma que combina las letras con la grafía y, como ella dice, “es muy chulo por la identificación del trazo, por la simbología”.

Y es que, además de las lenguas, le encanta el dibujo. Estuvo muchos años formándose en una academia en la que hacían proyectos de ilustración. Le gustaba mucho la metodología de aprendizaje: se proponía un tema y se reflexionaba en torno a él, con la ayuda de artistas, filósofos, etc. que invitaba la academia. Después del análisis, se abordaba el tema a través de diversas técnicas artísticas. Se ruboriza al reconocer que el Museo de Lérida ha expuesto varias veces sus trabajos y que ha ganado el Concurso Ull Tafaner de Ilustración todos los años que se ha presentado (bueno, menos uno…)

Sin duda Carlota tiene una clara faceta creativa. También le gusta mucho la fotografía, sobre todo deportiva. Se adentró en este campo gracias a su hermana, que jugaba en un equipo de fútbol y le pedía que le hiciera fotos. Al fútbol le siguió el judo y el taekwondo. Es sólo un hobby, pero le divierte mucho.

De momento hace un balance muy positivo de su experiencia universitaria. Es su primer año de carrera, así que sólo tiene una asignatura de Periodismo, el resto son de Filología, pero le gusta igualmente. Dice que se ha adaptado muy rápido: “Me encanta Pamplona, tiene mucho ambiente. ¡Lérida (su ciudad natal) está muerta!” En la residencia se siente feliz, pensaba que le costaría integrarse, porque es un poco tímida al principio, pero pronto congenió con sus amig@s de la resi. Se alegra mucho de haber decidido estudiar fuera de casa, ¡hacía mucho tiempo que no conocía a tanta gente y tan interesante! 👌Siente que se le han abierto muchas puertas y que cada vez le cuesta menos relacionarse. Carlota es una persona amable, voluntariosa y con muchas inquietudes, no le van a faltar aficiones en Pamplona ni con quien compartirlas!!