David Gutiérrez

A David, nuestro alumno de la semana, siempre le han llamado la atención los laboratorios. En 4º de la ESO hizo unas prácticas en un laboratorio de Santander y le encantó la experiencia. Tuvo claro que estudiar Bioquímica era, sin duda, su vocación.

David proviene de un pueblo pequeño de Cantabria, llamado Reinosa, y reconoce que aterrizó en Pamplona por casualidad. Ahora está encantado con su decisión, siente que en Navarra le han acogido muy bien.

Cierto es que David es un chico muy positivo: “si tengo problemas, los soluciono”. No le gusta quejarse ni dar lástima. Prefiere estar alegre, para él ¡es una opción de vida! En la residencia es muy amable siempre con tod@s, de esas personas bonachonas y sencillas, por las que sientes una simpatía natural.

Respecto a sus hobbies, ¡o sus anti-hobbies! definitivamente no le gusta el deporte. Nada de nada… ¡¡Y mira que lo ha intentado!! Ha practicado fútbol, baloncesto, esquí, rugby… Cuenta que tenía dos amigos “que eran como castillos y luego… estaba yo”. A sus amigos les insistieron para apuntarse al equipo de rugby, hasta que los convencieron. Y a él… le dijeron que hiciera lo que quisiera. Después lo intentó con el esquí, pero un día pasó mucho frío, otro día se cayó… ¡Y ya no volvió!

La realidad es que David se apunta “a cualquier cosa que se pueda hacer sentado”. Porque ilusión y ánimo no le faltan. ¡Pero sentado! Tiene un hobby muy singular. Le apasionan los juegos de mesa. Forma parte de una Asociación en Santander que se dedica a rescatar y compartir juegos de mesa. “Es como un servicio de préstamo bibliotecario, pero de juegos, nunca ha desaparecido ninguno y el ambiente es muy sano, nunca se apuesta, el objetivo es disfrutar jugando”. En casa tiene unos 40 juegos. Son su tesoro!!

Su otra pasión son los scout. Le encanta la relación que se establece entre niñ@s y monitor@s y los valores que se transmiten. Tienen que afrontar situaciones difíciles en sus travesías, viviendo a la intemperie: “en un pueblo el cura nos dejó la parroquia para dormir, en otro los vecinos nos trajeron galletas”… Descubres que la gente es generosa. Como diría Blanche en un “Tranvía llamado deseado”, David siempre ha confiado en la bondad de l@s desconocid@s!!

Da gusto verlo tan integrado y, siempre, ¡¡tan risueño!! La energía positiva es lo que tiene…