fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Florencia Vidal

Florencia, nuestra alumna de la semana, tenía un sueño: estudiar un postgrado en España. Sus herman@s tenían la misma ilusión. Así que sus padres lo plantearon como un proyecto familiar. ¡Son gente decidida! Dejaron Argentina y se vinieron a España: “Ahora mi hermano estudia en Madrid y mi hermana en Marbella. Mis padres se han establecido en Málaga, para que sea ¡el centro de operaciones! Estoy muy agradecida porque decidieran acompañarnos a España. Nos podemos ver y no es tan duro el choque de cambiar de país y de universidad. Hablamos dos veces al día. Ellos son mi pilar”.

Ella es la que vive más lejos de Málaga, pero no le importa: quería estudiar en la @universidaddenavarra, en concreto el Máster en Economía y Finanzas: “La mayor parte de los masters abordan un campo, pero no ambos. Además me atraía el prestigio de la UNAV y que el máster se impartiera en inglés. No me ha defraudado. El máster es muy completo y la experiencia está siendo muy enriquecedora desde el punto de vista humano. Somos 18 estudiantes ¡de 12 países distintos!”

Sabía que era un máster complejo, pero eso era precisamente lo que estaba buscando, así que no está asustada: “La carrera (ADE) me gustó, te aporta una sólida base de los conocimientos que necesitas para gestionar una empresa. Pero no me resultó un desafío. El máster sí, es muy exigente. ¡Lo que yo buscaba!” Porque quiere aprovechar su tiempo de estudio al máximo. En el futuro le gustaría trabajar en un banco de inversión o en consultoría estratégica. Y para eso, ¡hay que prepararse bien!

Actitudes no le faltan: es muy responsable y organizada. Le encanta plantearse objetivos y cumplirlos. Cuando se propone algo, ¡es pura perseverancia! También le gusta cuidar su espacio personal y dedicar tiempo a sus hobbies: cocinar, que le desestresa mucho. Hacer puzles y leer. Y, por supuesto, los deportes. Le encanta esquiar, nadar e ir al gimnasio.

Es un lujo contar con una estudiante como ella, tan madura y centrada. La experiencia que da la edad ¡es un grado!