fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Iker Fuentes

Iker, nuestro alumno de la semana, es una persona muy creativa: “Siempre me ha encantado inventar personajes (“mis bichos”, como yo les llamo) y darles vida. La parte del guión narrativo no me atraía tanto, hasta este año, que estoy haciendo la asignatura de Narrativa audiovisual y ha empezado a fascinarme también. Además canto y toco la guitarra (eléctrica y acústica) y el piano. He cantado varios años en el Orfeón donostiarra, donde he aprendido muchísimo. Mi sueño sería tener un día un grupo de música. Pero no lo veo como una salida profesional, sino como un hobby. Como trabajo, quiero dedicarme a la animación audiovisual, donde veo que puedo integrar todas mis facetas: el dibujo, la creación de personajes, el guión, el mundo audiovisual ¡y la música!”

Él lo tenía muy claro y, por eso, decidió hacer el Grado en Cine de Animación en la Escuela de Cine y Vídeo de Andoáin. Allí hizo sus primeros pinitos, incluido un cortometraje que ganó un premio en un concurso, lo cual le dio una inyección de motivación extra. Cuando terminó el Grado, se dio cuenta de que quería seguir formándose antes de ejercer. Y fue así como aterrizó en Creanavarra, donde está encantado: “Es un centro pequeño y eso es perfecto, porque están muy pendientes de cada estudiante, te tienen en consideración. L@s profesor@s son profesionales en activo, que te dan una formación muy pegada a la realidad, saben lo qué es trabajar en la industria. ¡Son unos cracks!”

Él se considera muy afortunado porque siempre ha contado con el apoyo de sus padres. Su madre también canta y, gracias a él, ¡se ha convertido en una fan del mundo de la animación! “Mi padre no está tan identificado como mi madre, pero ve cuánto me emociona lo que hago y lo siente igual que yo”.

Es lo único que echa de menos desde que está en Pamplona, sus raíces, su familia y su ciudad, Donosti. “Es la ciudad más bonita del mundo. Me apasiona el surf y eso ¡no lo tengo en Pamplona!” Le encanta recorrerse el barrio de Gros en su monopatín y disfrutar de las vistas. El mar es su debilidad. Está haciendo prácticas para ser profesor de surf y también es socorrista: “Llevo tres años como socorrista en mi playa de la Zurriola y me apasiona, es algo muy vocacional. Ves situaciones muy duras y sólo te merece la pena porque puedes ayudar a otras personas”.

Es sociable, de trato fácil, y muy alegre. No le cuesta confiar en los demás. Y a los demás no nos cuesta confiar en él!!!