fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Irati Romero

A Irati siempre le ha gustado viajar. Vivió un tiempo en Richmond, en USA, y también ha hecho intercambios en Francia y Suecia. El mundo de las Relaciones Internacionales le atrae muchísimo y le encantaría dedicarse a la Diplomacia. Sabe que es muy difícil, pero ella ¡lo quiere intentar! Siempre ha sido buena estudiante y le recomendaron que hiciera un Doble Grado, por tener una formación más completa. Y ella eligió Derecho y Relaciones Internacionales. Al principio quería estudiar en Madrid o en Bilbao, porque son ciudades grandes y te abren más posibilidades. Sin embargo, varias personas le aconsejaron que estudiara en la UNAV, porque la Facultad de Derecho es una de las más prestigiosas de España. Y fue así como aterrizó en Pamplona. En su segundo año dice estar encantada, porque la ciudad es muy bonita, muy similar a su Donosti, y puede ver a sus padres cuando quiere. Cuando le da la cariñada se coge un autobús ¡y en una hora está en casa!

No obstante, admite que este año apenas está yendo a Donosti: “Aquí tengo todo lo que necesito y me centro más”.

Hace una valoración muy positiva de sus primeros años universitarios: “Han superado ampliamente mis expectativas, tanto la universidad como la residencia. El año pasado fue uno de los mejores de mi vida. Volvería a escoger lo mismo, sin ninguna duda”.

Decidió venir a Camplus Pamplona porque se la habían aconsejado y porque le encantó cuando la vio en internet. Le pareció moderna, juvenil, ¡y estaba en el centro de Pamplona! No lo dudó.

Este año “está siendo un poco raro” por las restricciones del Covid, pero ella se encuentra bien. En su tiempo libre le gusta ver alguna película y estar con sus amigas: “Me encanta reír, divertirme, hacer el tonto con ellas”. Y ciertamente Irati es la chica ¡de la sonrisa permanente! Siempre risueña y siempre alegre. También reconoce que es muy responsable y a veces un poco vergonzosa. ¡Y muy activa! “Soy un culo inquieto. Me gusta apuntarme a todos los planes”. Todo se puede compaginar. ¡Con la organización adecuada!