fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Mikel Fernández

Mikel, nuestro alumno de la semana, no tenía claro qué estudiar. En Bachiller eligió todas las asignaturas del área de Biología y también del área tecnológica, porque le gustaban ambas cosas. Cuando descubrió que existía Ingeniería biomédica, ¡se le abrió un mundo! Era una carrera hecha para él, que le permitía combinar ambas ramas.

La nota de corte era alta e, inicialmente, no consiguió entrar en la carrera. Así que empezó a estudiar Telecomunicaciones. En su segunda semana de clase, le llamaron para decirle que tenía plaza en Ingeniería biomédica y ¡no se lo pensó dos veces!

Tiempo después, puede decir que acertó con el cambio. Le parece una carrera muy interesante, aunque bastante dura y a veces ¡cuesta ver el disfrute! Este año colabora como mentor para animar a l@s más jóvenes. Al principio no se veía siendo mentor: “Me preguntaba cómo podría ayudarles, estando yo también ¡apuradísimo!” Lo habló con Leire, compañera de clase y residente, y se animaron a dar clase entre ambos: “Se crea una relación muy bonita entre mentor@s y alumn@s. Compartes vivencias, te relacionas. Yo el año pasado me sentí muy ayudado por mis mentores, Unai y Pablo. Estudiaba con ellos, les comentaba mis dudas… Hicimos vínculo. Este verano Pablo disputaba una carrera de ciclismo cerca de mi ciudad. Me avisó, fui y me dio alegría verlo”.

Se siente muy a gusto en Pamplona. Él es de Guernica, un pueblo pequeño, y notó el cambio: “Me costó los primeros días, pero a mí me gusta conocer sitios diferentes y gente nueva. En la residencia me sentí a gusto desde el primer día. ¡Es como un hotel! He hecho mucha piña con mis amig@s”.

Se considera una persona curiosa, a la que le gusta aprender cosas nuevas. Hace unos meses vio en la UPNA la posibilidad de presentarse a un congreso sobre innovación, que se realizaba en Francia. No lo dudó, ¡y se inscribió! Para su sorpresa, él y su equipo ganaron un premio, al proyecto más sostenible. Regresó contento, de la experiencia y el aprendizaje.

Reconoce que le encanta la música. Toca la batería y el piano. Tiene la ilusión de formar un grupo. Ya tiene a otro guitarrista y al cantante. ¡Le falta el bajista! (Si estás interesad@, ¡¡ya sabes!!).

También le gusta mucho el atletismo. Tuvo la oportunidad de competir en el Campeonato de España y guarda un recuerdo maravilloso. Se está planteando retomarlo en enero (¡aprovechando que la pista de atletismo está junto a la residencia!).

Es una persona amable y dispuesta. Como buen vasco, es un poco reservado al principio. Pero cuando da su confianza ¡tienes un amigo para siempre!