Nerea Álvarez

Nerea, nuestra alumna de la semana, es una donostiarra activa y simpática, que tenía muy clara su vocación: estudiar Enfermería. Siempre ha soñado con ayudar a otras personas y sentía mucha curiosidad por el conocimiento del cuerpo humano. En su primer curso en la UPNA, ha comprobado que no estaba equivocada al elegir su profesión y afirma con rotundidad que su carrera ¡¡le fascina!! Está deseando pisar un quirófano aunque, como ella misma dice, “una vez que entre, o no salgo más, ¡o no vuelvo a entrar!”
Su otra gran pasión son los deportes y, en particular, el balonmano, que ha practicado desde los ocho años. Admite que es necesario e importante para ella, y no se imagina su vida sin el balonmano. Ha conseguido algunos retos en este deporte, como jugar en las selecciones de Gipuzkoa y Euskadi. Pero su verdadero sueño sería formar parte del primer equipo del Bera Bera, el club en el que se ha formado, que milita en División de honor, para poder “¡¡enfrentarse a las mejores!!” Mientras estudia en Pamplona ha encontrado un plan B, con el que está muy contenta. Juega en el Beti Onak, un equipo navarro que milita en División de honor plata, ¡que no está nada mal! 
Pero no todo es deporte y estudio… Nerea confiesa que tiene otra gran afición, un poco inconfesable… Se trata de la ropa y, en especial, ¡las zapatillas!, que como buena deportista, “le vuelven loca”. En la residencia tiene ya su club de ¡devotas de su calzado! 
Con todas estas inquietudes y aficiones, no es extraño que se haya adaptado rápido a Pamplona y a la residencia. Le encanta la ciudad porque tiene mucha gente joven y, entre las amistades de la residencia y el equipo, considera que su día a día es muy ameno y divertido.