fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Olga Granja

Olga, nuestra alumna de la semana, ya cuando tenía cuatro años, en casa de su abuela, anunció que ¡iba a ser médica! Su tío y su abuelo también se dedican a la Medicina, así que le venía de familia. Pero esa no fue la principal motivación: “Siempre he querido estudiar Medicina para especializarme en Oncología. Mi madre enfermó de cáncer antes de quedarse embarazada. Gracias a los médicos, ella se curó ¡y yo estoy aquí! Quiero hacer por otras familias lo que hicieron por la nuestra”.

Conforme creció, se reafirmó en su convicción de estudiar Medicina y también tuvo claro que estudiaría la carrera en inglés para trabajar en el extranjero. Olga es una chica segura y con las ideas ¡bastante claras! Tenía dos opciones para hacer la carrera en inglés, en Valencia y en Pamplona. Sus padres le animaron a elegir Pamplona, por el prestigio de la UNAV y por los acuerdos con universidades de otros países. Y ahora puede decir, con rotundidad, ¡que no se equivocó! “Me gusta mucho el planteamiento de la carrera en la UNAV, hacemos cosas que no hacen en otras universidades. Estudiamos los elementos por separado, primero las células, luego los sistemas, cada órgano de forma independiente y luego en conjunto, desde todas las perspectivas. El enfoque es muy interesante y aprendes mucho”.

La carrera le está encantando y además ¡le va bien! “He aprobado todo, pero es difícil mantener el nivel de notas de Bachiller. La carrera es exigente, aunque también queda algo de tiempo para el ocio. Yo pensaba ¡que sólo me dedicaría a estudiar!”

Porque Olga tiene otras aficiones, a parte de la Medicina. Le encanta leer, estar con sus amig@s y tocar el piano. Cuando puede, reserva el aula de música de la UNAV para disfrutar del piano. Quizá en los próximos años ¡se anime a participar en la orquesta de la universidad! Además, le gusta el deporte, desde niña ha practicado tenis, baloncesto y natación. Desde que está en Pamplona va al gimnasio, no quiere “atarse” a un deporte concreto hasta coger el ritmo de la universidad.

Ella es “galleguiña”, de La Coruña, y no le ha costado nada adaptarse a una ciudad de tamaño similar, como Pamplona. “Me encanta la ciudad, te haces a ella rápidamente. Pienso que he tenido mucha suerte, por la ciudad y por las personas que he conocido en la residencia y en la universidad”.

Es normal que Olga haya hecho amistades pronto. Es muy atenta y servicial, le gusta preocuparse por otras personas. Y muy responsable, eso ¡salta a la vista!