Sofía Liz

Nuestra alumna de la semana, Sofía, nació en Vigo, aunque en 1º de la ESO se trasladó a San Sebastián con su familia. Es decir, para ella cambiar de ciudad y de amig@s no ha sido algo nuevo!! Marcharse de Vigo fue duro y pidió como condición que le dejaran adoptar un perro. Hippy (así se llama) tiene ya siete años y es una de las cosas que más echa de menos desde que está en Pamplona. No obstante se ha adaptado muy rápido a Pamplona porque le encantan las ciudades pequeñas, son mucho más acogedoras. Sus padres son quienes más le animaron a estudiar fuera de casa, ya que ambos lo hicieron, de hecho se conocieron en La Coruña durante la carrera y ¡hasta aquí ha llegado su historia! Eso sí, le pidieron que, por favor, no estudiara Química, ya que los dos son químicos y el hermano de Sofía también. Como ella dice, “¡sería de chiste otro químico en la familia…!”

De todas formas sus gustos no difieren mucho de los de su familia… Le encanta el ámbito científico y decidió estudiar Bioquímica. También le atraía la Medicina aunque, en su segundo curso, tiene clarísimo que eligió la carrera correcta. Está disfrutando muchísimo con las prácticas.

La carrera le absorbe bastante, pero siempre encuentra tiempo para sus dos grandes pasiones: la música y el baloncesto. Sofía toca el piano y la guitarra, aunque lo que verdaderamente le gusta es cantar.  Lo hace desde que era muy joven. Cuando vivía en Vigo, su colegio grabó a l@s estudiantes para un programa de intercambio con un colegio de Manchester y ella fue elegida para representar el colegio. Así empezó su andadura musical… Con cierto rubor reconoce ¡¡que su vídeo sigue en Spotify!! También ha sido solista en un grupo durante varios años. Ahora solo canta cuando está sola, como hobby. No se imagina teniendo una carrera musical, le parece muy difícil abrirse camino y además se considera tímida… ¡¡hasta que se suelta!! Pero es una espinita clavada “que tiene ahí”…

 

Su segundo hobby es el baloncesto. Empezó a practicarlo a los ocho años, primero en Vigo y después en San Sebastián. La selección de Guipuzcoa se fijó en ella y después ¡la de Euskadi! Así que Sofía ha tenido la oportunidad de jugar a un alto nivel. Cuando vino a Pamplona decidió aparcar el baloncesto… pero a la tercera semana ¡¡ya estaba “con morriña”!! Así que juega en un equipo navarro, el Paz de Ziganda, donde entrena a diario. El año pasado nos dio un buen recital (¡de su juego!), en el equipo de baloncesto de la residencia, que ganó el Trofeo Rector.

La verdad, es un lujo contar con estudiantes tan talentos@s. No te pierdas el vídeo y ¡¡¡disfruta de su arte!!!