Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

Unai Alzaga

“Si no hubiera sido por el apoyo de l@s amig@s de la resi, yo no estaría aquí. Mi primer año en la universidad fue muy estresante”.

Así resume Unai su aterrizaje en Ingeniería Industrial Internacional. Es un programa que imparte la UPNA. Incluye un curso en el extranjero y se hace íntegramente en inglés. Sólo pueden acceder 40 estudiantes y much@s se quedan en lista de espera. Unai se siente un privilegiado por haber sido admitido aunque, eso sí, lo recomienda para estudiantes “que vengan con muchas ganas”.

Él no se considera muy listo, pero sí muy trabajador. En su segundo curso ya sabe algo que no sabía hace un año: que acabará la carrera. Eso sí, probablemente se tenga que quedar un poco más de tiempo. Porque Ingeniería es muy difícil y no basta con estudiar. El año pasado se apuntó a un curso intensivo de Física en Navidad. Estudió muchísimo, hizo cientos de ejercicios y, por un error, todo el examen mal. Aún recuerda cómo pasó las Navidades en la residencia para aprovechar al máximo el tiempo de estudio ¡sólo regresó a casa el 24, 25 y 31 de diciembre!

Reconoce que estudia todos los días, porque si no “esta carrera, no la sacas”. Por otra parte se siente tranquilo y contento con su elección, porque Ingeniería le gusta mucho. Todo lo que estudia tiene un impacto en la realidad: fluidos, termodinámica… Le parece muy interesante.

También tiene claro que se especializará en Organización industrial, porque él no se ve como un inventor, sino como una persona muy responsable que puede aportar cosas buenas en la gestión de una empresa.

En su proceso de adaptación ha influido mucho la ciudad. En Pamplona se siente feliz porque es bonita y acogedora, y porque está cerca de Vitoria, su ciudad natal. Además tiene mucho ambiente universitario, está pensada para l@s estudiantes. No le ha costado hacer amistades, en la residencia ni en la carrera, se siente muy arropado.

De Vitoria echa de menos el fútbol. Sigue a sus dos equipos en la distancia: el Alavés ¡y el Atlético de Madrid! Se identifica con su estilo de juego, combativo ¡como él! Porque no hay duda de que Unai ¡es un luchador! Es una persona sociable, equilibrada, constante, de las que persiguen un objetivo y no paran hasta conseguirlo. Este año será uno de nuestros profesores en el Mentoring de Ingeniería y sabemos que hará un buen trabajo. Ciertamente es ¡un lujo contar con él en la residencia!