fbpx

Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

IMG-20171116-WA0015

Volamos de Venezuela a La Rioja: III y IV Comida Regional del curso

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en google

 

Dentro de nuestro ya clásico Jueves de Comidas Regionales, hemos hecho un viaje gastronómico a uno de nuestros territorios de Latinoamérica favoritos y a una de nuestras regiones vecinas (y amigas).

En concreto, Venezuela es uno de los países más queridos en La Campana, ya que contamos con 17 alumnos procedentes de este país. De hecho, uno de ellos, Ignacio, contribuyó a la decoración del comedor con una bandera de Venezuela que ocupó buena parte de la pared central.

La bandera se compone de tres colores: el amarillo simboliza las riquezas del país, ya que Venezuela es un país con mucha materia prima, especialmente el petróleo pero también productos agrícolas o metales preciosos. El azul representa el color del mar de las costas venezolanas y el rojo la sangre vertida en el proceso de independencia. La bandera está adornada por varias estrellas, que representan a ocho de las antiguas provincias.

La comida transcurrió en un ambiente muy distendido. Se compuso de tres exóticos platos: en primer lugar el pabellón criollo, plato venezolano por excelencia, compuesto de arroz blanco cocido, carne desmenuzada, caraotas negras guisadas y luego sofritas, y rebanadas de plátano frito maduro.  A continuación probamos el sabroso sancocho de ave, un plato típico también de Colombia, que consiste en una nutritiva sopa a base de diversos tipos de carne, verduras e incluso legumbres. Por último, el asado negro es un plato navideño, que quisimos añadir aprovechando la proximidad de las Navidades. Destaca el modo de sellar la pieza de carne, casi quemada en papelón fundido en aceite hirviendo.

Nuestro alumno Ignacio creó tendencia con la bandera venezolana y, dos semanas después, ha sido nuestra alumna Marta quien ha dejado hondeando en el comedor la bandera de La Rioja, en honor a la comida regional de su tierra. La simbología de la bandera riojana es bastante evidente: el rojo alude a su producto más internacional, el vino. El amarillo hace referencia a sus terrenos y monumentos. El blanco recrea los ríos y el cielo despejado en buena parte del año, mientras que el verde evoca los campos y huertas riojanas.

Muchos de estos colores estaban también presentes en el menú que degustamos. En concreto el rojo pimentón y el amarillo del tubérculo son los colores que se imponen en las patatas a la riojana que marcaron el inicio de la comida. Como alternativa contundente al primer plato, nuestro chef Isaac preparó unos caparrones, es decir, alubias rojas con panceta y morcilla. Los dos platos “fuertes” (como si los anteriores fueran débiles…)  consistieron en un plato de bonito a la riojana, aderezado con tomate y pimiento, y el picadillo de lomo, un plato típico riojano que consta de lomo de cerdo, ajos y pimiento molido.

En resumen, dos gastronomías y dos culturas muy distintas hermanadas en la residencia La Campana!!!