Excursión de Camplus Pamplona al Ibón de Estanés

Excursión montañera al Ibón de Estanés

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Una de las señas de identidad de nuestra residencia es la afición por el deporte, que intentamos inculcar a nuestr@s estudiantes a través de diversas iniciativas que realizamos durante el año.

Por eso una de las primeras actividades que hemos organizado este curso ha sido una Excursión montañera al Ibón de Estanés, uno de los parajes naturales más bellos del Pirineo aragonés. La etapa se iniciaba en el Refugio de Lizara, continuaba por el Valle de los Sarrios y, atravesando bosques y montañas, finalizaba en la localidad de Candanchú.

Los atractivos de la ruta eran varios. En primer lugar, el buen ambiente que generan este tipo de actividades deportivas, que permiten a l@s estudiantes hacer ejercicio, eliminar las tensiones de la semana y disfrutar de la convivencia en un entorno  único. Así sucedió en esta ocasión entre l@s valientes campluser@s que decidieron acompañarnos en esta aventura, de cinco horas de duración y 17 kms de recorrido.  

En segundo lugar, la posibilidad de conocer un marco natural de belleza incomparable. Por una parte, el Ibón de Estanés, uno de los ibones más legendarios y visitados del Pirineo aragonés, ubicado concretamente en el Valle de Canfranc o Valle del Río Aragón.  Se encuentra a casi 2.000 metros de altitud y sus aguas son extremadamente frías, debido a que son consecuencia del deshielo de la nieve en las montañas. No en vano, «Ibón» es el término utilizado para referirse a los lagos de montaña de origen glaciar.

Otro atractivo de la ruta fue atravesar el Valle de los Sarrios, uno de los más singulares del territorio oscense, porque está poblado por los sarrios, una especie animal muy peculiar e inusual. «Sarrio» es el nombre con el que se conoce al rebeco o gamuza, presente en algunas cadenas montañosas de Europa, como los Alpes, los Cárpatos o el Cáucaso. Recuerda a otros mamíferos como el ciervo, el gamo o el corzo, pero presenta algunas diferencias, especialmente el hecho de que ambos sexos tengan cuernos y los conserven durante toda su vida.  

La excursión también nos permitió descubrir muchas especies vegetales propias de la zona, y recorrer paisajes de gran diversidad, como bosques de hayedos, praderas y riachuelos, hasta llegar a Candanchú, famosa estación de esquí y destino final de nuestra etapa.

Regresamos avanzada la tarde después de una merecida comida en un ambiente distendido. La experiencia fue de mucho disfrute para tod@s, ya estamos pensando en el próximo destino…