Foto Carnaval Camplus Pamplona

Fiesta de Carnavales con sabor circense

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

El pasado viernes, 1 de marzo, organizamos en la residencia la Fiesta de Carnaval. Es la primera vez que lo celebramos y, casi con seguridad, ¡no será la última! Como no podía ser de otra manera, animamos a l@s estudiantes a disfrazarse y el propio equipo de la residencia nos soltamos la melena con un vestuario propio para la ocasión… Decidimos que la fiesta girara en torno al mundo del circo, porque nos parecía una temática original y con muchos posibles vestuarios.

En concreto el personal de oficina nos disfrazamos de domador, mientras que el equipo de cocina lo hacía de payaso y de hombres forzudos, y nuestr@s auxiliares elegían temas diversos, como vendedor@s de palomitas, personajes de época, etc. L@s estudiantes se sumaron a la propuesta, con disfraces de todo tipo, algunos de ellos muy vistosos, como el lanzador de cuchillos y su «diana ocasional», construida por ell@s mismos con mucha imaginación. De hecho, consiguieron el premio al mejor disfraz, consistente en un vale de 150 euros en Amazon, un premio que fue muy aclamado entre tod@s l@s presentes.
Además del lanzacuchillos y su diana, la fiesta contó con payas@s, arlequines, mag@s, domador@s, gimnastas e incluso alguna que otra fiera, como el león Carmen, de grandes fauces, que atemorizó a l@s más pequeñ@s y no tan pequeñ@s… En la fiesta también se coló algún despistado, como el chipirón gigante, un angelito blanco y otro negro, y Robin Hood con Lady Marian, que se debieron equivocar de fiesta… aunque los acogimos encantad@s, ¡como buenos anfitriones!
Para ambientar la fiesta, decoramos el escenario con un cartel gigante, con grandes letras rojas y doradas. También incluimos diversos juegos propios de los espacios circenses: bolas para tirar los botes apilados, flechas para explotar globos, o un juego para encestar anillas, que fueron la distracción de nuestr@s estudiantes, que en su afán por encestar las anillas cogieron tanto impulso que acabaron encestando en una lámpara, por error… También colocamos una jaula gigante, que nos vino muy bien para encerrar al león Carmen, y un photocall estilo Broadway, propio del mismísimo Circo del Sol. Tampoco faltó el puesto de la adivinadora del futuro, que con su bola de cristal presagió ¡que la fiesta sería un éxito! Los puestos de palomitas y perritos calientes estuvieron repartidos por todo el salón para acompañar la velada, que estuvo amenizada con música hasta las doce de la noche.
Quedará en nuestro recuerdo esta primera Fiesta de Carnaval de Camplus Pamplona, con sabor circense y mucho entusiasmo.