Una residencia de estudiantes Moderna y Diferente en el  de Pamplona

ok

La Campana se marca un Ironman

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on google

Ayer fue un placer recibir en La Campana a Valentí Sanjuán, gran deportista y mejor comunicador, que presentó su nuevo libro y el documental que acaba de rodar. Valentí es periodista y escritor, y anteriormente fue Director creativo en diversas agencias de publicidad. En la actualidad tiene su propia empresa de Comunicación, “Menos cabeza más corazón”, con un fiel equipo que le acompaña en sus aventuras por el mundo. Como influencer no tiene precio; el jabalí (como le apodan sus seguidores) cuenta con más de 200.000 seguidores en Youtube y las redes sociales.

Apasionado y optimista hasta el extremo, es conocido por sus proezas deportivas. Ha surcado desiertos y glaciares, en competiciones extremas como la Titan Desert, y realizado todo tipo de maratones o triatlones. En esta última etapa se ha centrado en el Ironman, considerada la competición más exigente del triatlón. Incluye 3,86 kms. de natación, 180 kms. de ciclismo y 42,2 kms. de maratón, que se realizan de forma consecutiva en un tiempo máximo de 17 horas y en un promedio de 12 horas.

El documental que presentó recogía su última gesta: realizar 10 Ironmans en 10 frenéticos días recorriendo diversas ciudades españolas, desde Sanlúcar de Barrameda hasta Barcelona. El documental consiguió arrancar muchas sonrisas y también alguna lágrima, ya que parte de este trayecto lo compartió con deportistas que han afrontado situaciones muy especiales, de superación de importantes limitaciones. No en vano Valentí es conocido, no sólo por sus proezas deportivas, sino también por su labor humanitaria y los proyectos sociales en los que se involucra.

El evento superó todas nuestras expectativas. El Salón de actividades de la Campana se abarrotó de entusiastas espectadores, que rompieron en sonoros aplausos después del documental. Esperamos que el cariñoso adeu con el que despedimos a Valentí sea un hasta pronto, maestro!!!